. arrow Perfil psicológico
Perfil psicológico del niño sordo Imprimir

 

Relación psicosocial del niño sordo y su perfil conductual

Introducción 

* El oído es sin lugar a dudas un sentido que nos da relación de distancia, comunicación y sociabilidad, pues este sentido nos permite estar informado de la realidad que nos rodea, es un sentido de sobrevivencia, y sin ninguna duda, es el sentido de la alerta y el sentido de la comunicación.

Los sonidos de fondo o ruidos ambientales

* La información auditiva nos permite controlar el medio que nos rodea, discriminando lo importante de lo trivial, aún en sueños. La señal de presencia de una persona cerca estará supeditada a la captación de su campo visual y a la vibración que le permita percibir.

Señal de alerta

* Se refiere al anuncio de un acontecimiento relevante que implica una respuesta inmediata de nuestra parte. La audición es un sentido multidireccional, nos informa acerca de hechos que no están directamente visibles en nuestro campo visual.

Comunicación 

* En nuestra sociedad nos comunicamos fundamentalmente a través del lenguaje oral.

* Es gracias al lenguaje, que nos es posible expresar sentimientos, emociones y pensamientos.

* Por lo tanto, la falta de audición inhibe el desarrollo emocional- social del niño, limitado a la expresión de sus ideas y sentimientos y a la comprensión de su entorno. 

Consecuencias de la pérdida de audición 

* Estas consecuencias que detallamos a continuación no se presentan implícitamente en todos los casos, puede presentar algunas, todas o ninguna y/o en diferentes grados. Esta guía podrá ayudarnos a detectar y comprender las causas de sus reacciones. 

Incomunicación con el mundo exterior

* Es inevitable que la sordera aísle e incomunique a la persona de la realidad en que está inmersa. Dos niños pequeños jugando, uno oyente siente un ruido de algo que se cae, lo más seguro es que el niño oyente, salga afuera de la habitación a curiosear lo que ocurre fuera. El niño sordo sigue jugando pero no entiende porque su amigo sale de la habitación y es posible que se sienta abandonado.

* Todo esto lleva a tener más acentuado el deseo de comunicación social que toda persona posee. Es muy común, por ejemplo, que se interrumpan las conversaciones para que se le indique de qué se habla.

Problemas de atención 

* La persona oyente, pese a estar absorta en una actividad determinada, está recibiendo, a través de la audición, información de los cambios que se producen a su alrededor (captación de fondo). La persona sorda no dispone de esta fuente de información, por esto interrumpe su actividad para controlar en forma visual el ambiente. El niño sordo, en clases, observa la misma conducta, y se le considera con problemas de atención, aunque como cualquier niño, también los puede presentar, aunque no es lo mas frecuente.

Limitación de la experiencia

* Todo niño se enriquece con lo que ocurre a su alrededor, a través del sonido, las voces, el diálogo, las conversaciones en familia, etc. Como la persona sorda se encuentra aislada en su entorno, presenta una mayor inmadurez de experiencias y cultura. Al carecer de audición, no podrá llegar a dominar la realidad como otra persona que oye.

Cierto grado de concretismo

* El niño sordo es naturalmente observador, y le es muy difícil inferir aquello que no es observable e implique un grado de abstracción, como el paso del tiempo. Algunas personas con déficit auditivo, presentan un grado de inmadurez en relación a aceptar sus errores, su capacidad de analizar sus dificultades de interacción que son la base de su conducta familiar y social. Aunque esto no está implícito en todos sus procesos de abstracción, se relaciona sobre lo que es necesario deducir porque no se puede observar.

Acentuada afectividad

* En general, el sordo presenta una acentuada afectividad por su situación de dependencia, aislamiento, dificultad de comunicación y de relaciones sociales en que lo sitúa su falta de audición. La relación del sonido con las emociones es, sin duda, una parte importante del lazo que une al hijo con su madre. Esto es captado y aprendido desde los primeros meses de edad. 

* Desde el punto de vista del desarrollo emocional, la falta de audición interfiere las condiciones de proximidad, y la facultad de identificar los sentimientos claramente.

Mayor dependencia

* Es en la comunicación donde queda de manifiesto su gran dependencia. El interlocutor deberá hablar más lento, situarse con la luz de frente, vocalizar bien, etc. Permanentemente, la falta de comprensión del mensaje le obliga a solicitar su repetición. En algunas ocasiones requerirá de intermediario.

Agresividad, brusquedad

* La agresividad no se refiere a agredir a otro físicamente, sino a la brusquedad en sus juegos y/o en su forma de relacionarse con otras personas. Su limitación en el plano  de la comunicación lo llevará, en múltiples situaciones, a no comprender y a no ser comprendido, produciéndole frustraciones. Por ello mostrará conductas de irritabilidad, alejamiento, agresividad. Se debe tener presente que está más expuesto a ser marginado, violado en sus derechos; por lo tanto, sometido a abusos, injusticias, burlas, etc.

Sentimiento de inferioridad

* Los aportes que entrega la audición, en especial el aspecto de comunicación oral, son valorados o sobrevalorados por la persona sorda que carece de este sentido; enfrentada al oyente, lo que hace que desarrolle más fácilmente un sentimiento de inferioridad, ya que es aquí donde se hace más evidente su dependencia para establecer una relación comunicativa.

* Otro aspecto que lleva a veces a desarrollar sentimientos de inferioridad, son los problemas derivados de la no captación de fondo y de la falta de señal de alerta, señalados anteriormente.

* En el caso de un niño con déficit auditivo, resultado de la ansiedad que sienten los padres porque desarrolle el lenguaje oral, olvidando sus otras necesidades como niño. Quizás por ello es muy importante que ambos padres mantengan y apoyan su mutuo equilibrio emocional, porque su hijo los necesita a ambos para ir concretizando y aposentando su relación social y equilibrio emocional.

* Finalmente, es importante recalcar que el sordo puede tener un comportamiento psicológico totalmente normal o tan normal como el oyente; en el mismo grado en que el oyente tiene patologías psicológicas, el sordo también las puede tener. 

Derechos Reservados, Copyright 1998 - 2007 Blanca Luz Camucet Ortiz 

 

 
       _______________________________________________________________________________________________________________________________________
 
      Miembros Asociados   
              Nuestra Entidad           
                Redes Sociales                 
              Código QR             
      sfsm11.jpg
muejr.jpg
club.jpg
             
ubicacion.jpg
telefono.jpg
correo.png
Mensaje SMS
whastapp.jpeg  oovoo1.jpg
             
google_plus.jpg
facebook.jpg
twitter.jpg
tuenti.jpg
you_tube.jpg
vimeo.jpg
              codigo_qr_sfsm.php.png
     
              Centro Intermedación   
                Servicio Interprete LSE     
               
              svisual.jpg teleinterpretacion.jpg sertel.jpg
emergencia_112.jpg
emergencia_malaga.jpg
emergencia_mujer.jpg
             
ilse_faas.jpg
ilse_ayto.jpg
ilse_asocide.jpg                      
                                                                   
              Administración             
                                          Patrocina               
              video.jpg discapacidad.jpg videoconferencia.jpg flashplayer_100x100.jpg reader_icon_special.jpg rss.jpg               logocss-validacion.gif
logowcag1aa.png
valid-xhtml10.png
              junta_de_andalucia_bannes.jpg europa_banner.jpg   
 
Sociedad Federada de Personas Sordas de Málaga - C/Lagunillas, 59 - 29012 Málaga